Obras excelentes: ¿por qué?

¿Sabes qué hace que una obra sea buena de verdad?

Gulliver es atacado por las avispas gigantes“, por Olivia González (5 años)

En nuestra cultura, percibimos una escena empezando por las coordenadas espaciales y siguiendo por los elementos que contiene. Estos elementos se situan en ese “espacio” de acuerdo a unas leyes de la perspetiva, que nos permiten “conocer” qué tenemos delante y qué hay más atrás, qué se apoya en el suelo, y qué no lo hace. Bien.

Veamos qué ha hecho Olivia:
Ella ha ha percibido cada elemento por separado. En realidad esto que ha hecho es puro cubismo analítico; esto quiere decir despedazar la escena inicial. Reconocer cada elemento por separado y reorganizarlos posteriormente en el soporte, no de acuerdo a la perspectiva sino libremente, atendiendo sólo a llenar el espacio del papel de forma equilibrada. Por eso podemos distinguir perfectamente: el suelo, las avispas (¡enormes!) y a Gulliver, por supuesto. Sólo tres bloques.

Otros datos, como la casita, no le han interesado lo más mínimo; la escena está descrita perfectamente sin esto: hay unos insectos desproporcionados que atacan a Gulliver; suficiente para mantener el hilo narrativo. Si a esto añadimos que Olivia no dibuja primero sino que pinta directamente nos daremos cuenta de la rapidez y seguridad de su percepción plástica.


Por último, los colores son limpios, no están insistidos, contienen toda la transparencia sin la cual la acuarela pierde su esencia.


En conjunto… ¡impresionante!

A %d blogueros les gusta esto: